Leyes contra los Derechos Humanos

 

¿Es posible que nos encontremos con leyes o reglamentos que van en contra de los Derechos Humanos?

Todos podríamos pensar o decir que no, sin embargo en esta época donde la tecnología nos invade, ocurre. Uno de los Derechos de todos y de las niñas, niños y adolescentes en particular, es el derecho a la educación. Pero a cuál educación, a la tradicional o a la educación que necesitamos promover y dar en estos tiempos. Es un hecho que el modelo educativo ya no puede ser el mismo que el que estaba cuando estudiamos.

Hoy día el modelo educativo debe sin lugar a dudas integrar las nuevas tecnologías y desarrollar las habilidades digitales que le permitan a las actuales y las nuevas generaciones enfrentar los retos presentes. Todo esto viene a colación, porque hace poco escuchando una platica sobre algunas de las cosa que deberían considerarse para la nueva reforma educativa, discutían si debería de permitirse a los alumnos el uso de celulares y tabletas durante el horario de clases y sobre todo dentro del salón.

En definitiva en mi opinión, el problema es que algunos maestros no saben usar estos dispositivos y las aplicaciones que con ellos se pueden emplear, tampoco saben como controlar a los alumnos y menos como generarles la curiosidad necesaria para que se mantengan interesados en las actividades de la clase.

Es indiscutible que algunos de los alumnos podrían aprender más y de mejor forma usando estos dispositivos y las aplicaciones, que manteniendo los métodos tradicionales de enseñanza.

Por eso, si los reglamentos  o leyes relacionadas con la educación prohíben el uso de estas tecnologías, en realidad estarían atentando contra los Derechos Humanos de esos alumnos, al estarles negando el Derecho a la Educación, a una educación que les permita un desarrollo completo e integral de su persona y sus habilidades digitales.

El empoderamiento de las mujeres cada vez es más notorio en nuestro entorno, pero ¿cuál es su causa?

 

Considero que mucho depende, de aquellas mujeres que están dejando atrás estereotipos, para dejar de ser  mujeres que solo se dedican a ser mamás o amas de casa o bien llamadas «mujeres sumisas» y ahora ser reconocidas por su trabajo profesional.

Sin embargo podemos tomar en cuenta que el ser mujeres les puede dar ventajas como desventajas, pero más ventajas que desventajas.

Podemos llegar a tener un sin fin de comentarios y nunca terminar de tener puntos de vista. 

Las mujeres en puestos directivos aumentan hasta un 20% las ganancias de las empresas La presencia de más mujeres en las altas esferas directivas mejora el desempeño de las empresas, aumentando hasta en un 20% su rentabilidad, además de acelerar la innovación y atraer a los profesionales con talento, revela un informe de la Organización Internacional del Trabajo publicado este miércoles.

Un sondeo a casi 13.000 negocios en 70 países encontró que el 60% se benefició del trabajo de las mujeres en puestos directivos no sólo en materia de ganancias, sino también en creatividad y reputación.

Cerca de la tercera parte de las compañías encuestadas que promovieron la diversidad de género en cargos directivos registraron un incremento de sus resultados de entre 5% y 20%, un porcentaje que en la mayoría de las empresas osciló entre el 10% y el 15%.

Otra ventaja de contar con más mujeres en la directiva es que aumenta la contratación de administradoras a niveles alto, medio y bajo, explicó Jae-Hee Chang, una de las autoras del estudio “Las mujeres en la gestión empresarial: Argumentos para un cambio”.

“Lo que sucede en la cúpula permea hacia abajo. Tiene una relación y conexión con el rendimiento de los negocios”, dijo.

Pocas directoras y ejecutivas
No obstante estos hallazgos, a nivel global, menos de un tercio de las juntas de directores cuentan con un 30% de participación femenina, indica el análisis de la OIT.

Cuanto más arriba se mira en el directorio de una compañía, menos probable es encontrar el nombre de alguna mujer

“Es evidente que todavía hay menos mujeres en los altos mandos que en la fuerza de trabajo y que cuanto más arriba se mira en el directorio de una compañía, menos probable es encontrar el nombre de alguna mujer”, apuntó la directora de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT, Deborah France-Massin.

Los datos nacionales de 186 países entre 1991 y 2017 muestran una relación entre el número de mujeres empleadas y el aumento de la producción.

En este sentido, France-Massin es optimista y espera que estos resultados sirvan para abrir los ojos de los empleadores.

“Es claro que las compañías deben revisar su equilibrio de género con el objetivos de aumentar sus ganancias, sus resultados positivos no dependen sólo de los recursos humanos, sino de la composición de éstos”, señaló France-Massin.

https://news.un.org/es/story/2019/05/1456451

La automatización ya llegó a la jurisprudencia.

 

Es interesante ver como la automatización ya está funcionando a niveles que nos parecían todavía lejanas, sin embargo ya es una realidad. Aquí les dejamos una liga a un artículo que lo demuestra.

Se llama Ross y es capaz de escuchar el lenguaje humano, rastrear más de 10 mil páginas por segundo y formular una respuesta mucho más rápido que cualquier abogado humano.

 

Las respuestas de Ross incluyen citas legales, sugieren más artículos para estudiar e incluso calculan una tasa de confianza para ayudar a los abogados a preparar los casos. Además, por tratarse de una inteligencia artificial (IA), mientras más consultas recibe, más aprende, y su eficacia aumenta. Ross aprende de su interacción con humanos.

Este software fue creado por una startup canadiense de la Universidad de Toronto. Los investigadores utilizaron la tecnología del superordenador Watson, desarrollado por la International Business Machines Corporation (IBM), el mismo que en 2011 derrotó ampliamente a dos de los mejores participantes humanos del concurso de televisión Jeopardy. El computador inteligente Watson marcó, por esos años, el preludio de un definitivo e irreversible desarrollo de la IA.

Gracias a sus algoritmos, Ross puede tener en cuenta la ideología del juez, las partes implicadas en el juicio y los tribunales de menor rango desde los que llegan las causas. Una vez que asimila la información, responde basándose en las leyes vigentes y traduciendo la terminología.

A Ross no le hizo falta graduarse de la universidad. El robot Ross rastrea en tiempo real los resultados de sentencias y juicios que han sentado jurisprudencia, de manera que puede advertir cualquier riesgo que represente una amenaza para sus clientes y corregirlo. Además, las respuestas de Ross no son un copy pasteRoss interpreta, ejecuta juicios de valor de acuerdo a un meticuloso estudio sobre la jurisprudencia, que almacena en su base de datos.

 

 

https://news.un.org/es/story/2019/05/1456451